Motivación y formación

La motivación

 

El éxito está íntimamente ligado a la pasión por lo que un@ hace. Cuando existe esa pasión, la motivación está al máximo y el talento se puede desplegar al máximo y el potencial de éxito crece enormemente.

 

Pero la motivación puede estar en peligro en muchos momentos de un proyecto emprendedor, especialmente en los primeros pasos del camino, y existen muchas formas de reforzarla y mantenerla:

 

1.- Será esencial mantener una actitud correcta.

 

Eso quiere decir una actitud hacia lo DESEABLE Y PROBABLE, es decir, hacia aquello que deseamos para nuestra empresa pero que al mismo tiempo es factible alcanzar.

 

Por contraposición a esta actitud correcta, no deberemos de caer en:


La actitud dirigida exclusivamente hacia lo deseable: si no tomamos en cuenta las dificultades que seguro vamos a encontrar, éstas nos superarán cuando lleguen.

 

La actitud dirigida exclusivamente hacia lo probable: si nos centramos exclusivamente en lo que puede funcionar económicamente, dejando de lado lo que nos gusta y lo que queremos hacer, la desmotivación estará a la vuelta de la esquina. Y recordemos que probable no es igual a seguro… si nos falla lo probable y nos falta motivación, el riesgo de fracaso se multiplicará.

 

2.- Conocer la experiencia de otros emprendedores puede ser también de gran ayuda

 

Ayuda para nuestra motivación y para la construcción de una actitud correcta. Aprenderemos de sus éxitos pero también de sus fracasos, y entrenaremos nuestra mente para él éxito pero también para las dificultades.

 

Ese contacto con otros emprendedores es uno de los beneficios que proporcionan los múltiples programas de apoyo al emprendimiento que fomentan las instituciones públicas y privadas

 

La formación


Como diría el famoso torero, la formación es, en dos palabras, im – prescindible.

 

La formación NO es garantía de éxito, pero falta de formación SÍ que es una garantía de fracaso. Y por formación nos referimos a la referida a todas aquellas disciplinas que son connaturales al día a día de cualquier empresa, no sólo a las referidas al sector específico en el que nos desenvolveremos.

 

Un estudio de la Universidad de Valladolid plasma en cifras la correlación entre la formación emprendedora y el éxito de los emprendedores. Del mismo se deriva que dicha formación es MUCHO más importante que la formación reglada, y sólo se encuentra detrás de la creatividad en cuanto a factores de mayor apoyo al desarrollo de una conducta innovadora (la cual, a su vez, es también uno de los factores de mayor incidencia directa en el éxito empresarial:

 

Como se observa, la formación específica realizada por el emprendedor tiene un impacto muy interesante en su actitud innovadora, la cual a su vez tiene impacto directo en la probabilidad de éxito.

 

Al referirnos a formación emprendedora, hablamos de cuestiones como:

  • Elaboración de proyectos empresariales y planes de viabilidad
  • Dirección y gestión empresarial
  • Marketing y comunicación
  • Nuevas tecnologías
  • Etc.

 

Hoy en día existen innumerables vías de formación, que tanto por su modalidad de ejecución como por sus características granulares (“píldoras formativas”) permiten a cualquier persona acometer un plan de formación continua personal.

 

Al principio de una andadura empresarial, la formación en elaboración de proyectos empresariales y planes de viabilidad será lo más importante, y a medida que el proyecto evolucione habrá que derivar más hacia el resto de disciplinas.

 

 

<< Anterior
Siguiente >>